¿Por qué no puedo dejar de pensar en mis padres fallecidos?

¿Cómo puede alguien dejar de pensar en sus padres muertos? ¿Es esto realmente posible?

Después de terminar mis estudios trabajé como cuidador de ancianos durante unos meses. Fue un trabajo difícil, pero hay algunas personas que recuerdo con cariño. Una de ellas era una mujer de unos 90 años, con pérdida de memoria y problemas de audición. Le preparaba el almuerzo y luego me sentaba a escuchar mientras comía y compartía historias sobre su vida. Había estado casada y tenía varios hijos. Pero las personas de las que más hablaba, de las que parecía recordar mejor, eran sus padres.

Ese pensamiento me asustaba. Incluso cuando somos muy viejos y olvidamos lo que hicimos ayer o quiénes son nuestros vecinos, recordamos a nuestros padres. Me asustaba porque demostraba que hay cosas que nunca podemos dejar atrás, que los recuerdos de un pasado lejano pueden volver a atormentarnos (o, por supuesto, deleitarnos). No tenemos el control de lo que recordamos. El tiempo no lo cura todo. No lo borra todo como una benevolente ola de entumecimiento.

Parece que simplemente no podemos dejar atrás a algunas personas, especialmente a las que están muertas y a las que queremos olvidar, porque recordar duele. Puede doler porque los echamos de menos y nuestro continuo amor por ellos es doloroso. Puede doler porque nos sentimos culpables por no apreciarlos más. O puede doler porque todavía no podemos perdonarlos.

Cualquiera que sea la razón, podemos desear vivir en un mundo en el que no existen, ni siquiera en nuestras mentes, porque no podemos sentir la pérdida de algo en lo que nunca pensamos. Así que creemos que, si pudiéramos olvidar, no habría pérdida, ni dolor. Incluso podemos creer que olvidarnos de nuestros padres nos hará de alguna manera libres para ser finalmente nosotros mismos.

Tal vez todo esto es cierto, pero tal vez también es la forma equivocada de pensar en ello.

Aquí hay un pensamiento que puede ser tranquilizador o aterrador: No creo que sea posible experimentar un mundo en el que nuestros padres estén completamente ausentes. Para empezar con las razones obvias, nuestros padres son parte de nosotros, biológica y psicológicamente. Somos lo que somos por lo que ellos son, o fueron.

Siempre habrá momentos en los que nos miraremos en el espejo y reconoceremos su sonrisa en la forma en que sonreímos, o recordaremos la forma en que agitaron sus manos en el aire en la frustración, porque nosotros también lo hacemos. Tal vez tengamos un temperamento, como ellos; tal vez seamos buenos con los niños, como ellos lo fueron. Nuestra confianza o inseguridad, nuestros miedos particulares y la forma en que amamos, están influenciados por ellos.

Por supuesto que también tenemos cierta libertad e independencia, porque hay partes de nosotros mismos que han sido moldeadas por factores que no tienen nada que ver con nuestros padres, y porque en parte podemos elegir quiénes somos. Pero siempre hay rastros de nuestros padres en nosotros, algunos buenos, otros no tanto.

La mayoría de los padres dejan un legado que es una mezcla de cosas positivas y negativas. Eso es sólo humano. Y si tenemos hijos, estaremos presentes en ellos de la misma manera, y así sucesivamente. Así es como funciona la reproducción de la vida, y nos unimos a la danza.

De hecho, si queremos, podemos ir más allá y pensar en toda la historia y las generaciones y los factores naturales que se hicieron con nosotros. Es un poco vertiginoso, pero también un pensamiento increíblemente expansivo. Tomando prestada una línea del poeta trascendentalista americano Walt Whitman, se puede decir: “Yo contengo multitudes”.

Podemos pensar en esto como una cuestión de biología, una cuestión de cultura, una cuestión filosófica de identidad personal o como una perspectiva espiritual. Me gusta pensar que la separación entre estos enfoques es porosa, y podemos adoptarlos todos juntos.

Nada de esto niega nuestra individualidad. Se trata más bien de reconocer que nuestra individualidad no es independiente de lo que concebimos como “no nosotros”, y que los padres son una gran parte del individuo que somos.

La naturaleza de la memoria
Psicológicamente, dos factores explican la naturaleza omnipresente de los recuerdos relacionados con nuestros padres: uno es el hecho de que las experiencias emocionalmente intensas duran más tiempo en nuestra memoria. El otro es que somos más propensos a crear recuerdos cuando las cosas son nuevas, y la infancia es el momento de nuestras vidas en el que muchas cosas que experimentamos son novedosas e importantes.

Los padres son típicamente centrales en ambos casos. Nuestras primeras emociones tienen lugar con ellos. Están presentes durante nuestras primeras exploraciones del mundo y de nosotros mismos. Así que si las juntamos, se hace evidente que las situaciones relacionadas con los padres tienen más posibilidades de quedar grabadas en nuestra memoria que cualquier otra cosa.

Pero, ¿significa esto que estamos atascados con los recuerdos de nuestros padres, a veces dolorosos, que se repiten en nuestras mentes todo el tiempo, día tras día? No, en absoluto.

El coronavirus plantea problemas éticos: una visión de las opciones que se están tomando en Kenya

Muchos países del mundo están adoptando medidas para prevenir la propagación de la epidemia de COVID-19, entre ellas el mantenimiento de la distancia social y la observación de la higiene personal.

Muchas personas están trabajando ahora a distancia para evitar la interacción con sus colegas. Se han cerrado instituciones educativas y religiosas para evitar grandes reuniones de personas.

En Kenya, se ha exigido a las personas que regresan del extranjero que se pongan en autocuarentena durante al menos 14 días antes de que puedan seguir con su vida normal. Esto ha pasado a ser obligatorio y se está llevando a las personas a instalaciones identificadas por el gobierno a sus expensas.

El gobierno de Kenya también ha impuesto un toque de queda del anochecer al amanecer. Además, se ha aconsejado a los residentes de Nairobi, Mombasa, Kwale y Kilifi que no salgan de sus condados.

Cuando se leen en conjunto, estas medidas plantean ciertas preocupaciones existenciales y éticas. Restringir el movimiento y obligar a la gente a quedarse en casa podría minimizar el riesgo de propagación del virus. Pero estas medidas plantean serios problemas económicos para los que trabajan en el sector informal. Sus medios de vida dependen de los ingresos diarios. La incapacidad de buscar trabajo empeorará la pobreza y el sufrimiento.

La realidad de la pobreza extrema frente al control de enfermedades en Kenya y en otros lugares presenta un verdadero dilema. El movimiento incontrolado de personas aumenta el riesgo de propagación del virus. Pero si la gente no puede moverse libremente para ganarse la vida, hay un mayor riesgo de hambre y hambruna. De cualquier manera, parece que hay una elección desagradable que deben tomar tanto el gobierno como el pueblo.

Mientras el gobierno de Kenya se esfuerza por resolver este dilema debe haber una consideración equilibrada de las decisiones. Debe dar prioridad a las medidas que maximicen los beneficios y minimicen los daños para la mayoría de los ciudadanos. La voz de la mayoría pobre de Kenya tiene que tener más peso en la negociación.

Satisfacer las necesidades básicas
Los gobiernos y otros responsables de la formulación de políticas tienen la obligación de velar por que se reduzca al mínimo la propagación del virus. Sin embargo, en entornos de recursos limitados como Kenya, el equilibrio entre la prevención de un mayor número de infecciones por el COVID-19 y la realidad subyacente de la pobreza, la falta de empleo y los sistemas de atención sanitaria deficientes representa un gran desafío.

Los países desarrollados pueden permitirse amortiguar los efectos del coronavirus en los servicios públicos y en las personas. Y se están haciendo esfuerzos similares en otros países de Europa, Asia y Australia. En África, donde muchas economías están luchando, los paquetes de estímulo pueden ser una tarea difícil. Gran parte del continente sigue dependiendo de la ayuda y los préstamos para el desarrollo, especialmente en situaciones de crisis.

Por ejemplo, Kenya recibió recientemente un préstamo de 50 millones de dólares del Banco Mundial para apoyar la respuesta de emergencia del país a la pandemia COVID-19. Los principales beneficiarios serán las personas infectadas, las poblaciones en situación de riesgo, el personal médico y de emergencia, las instalaciones médicas y de análisis y los organismos nacionales de salud.

Es posible que pasen varias semanas antes de que las personas de base se beneficien de la financiación. Sin embargo, sus necesidades son demasiado inmediatas para que se produzcan retrasos. Es cierto que el Presidente Uhuru Kenyatta anunció un plan de estímulo para impulsar la debilitada economía de Kenya, pero algunos han argumentado que el esfuerzo impulsado por los impuestos beneficiará más a los ricos que a los pobres.

Según el informe de la Red de Asesoramiento sobre la Pobreza Crónica de 2018, casi el 80% de los kenianos son pobres de ingresos o están cerca del umbral de la pobreza. En diciembre de 2019, Kenya tenía una tasa de desempleo del 9,31%. Los datos del Instituto de Asuntos Económicos indican que el sector no estructurado -que emplea a más del 80% de la población activa de Kenya- suele estar asociado con una remuneración baja e irregular. Así pues, la mayoría de los empleados del sector son pobres.

Así pues, cuando el Gobierno de Kenya alentó a la gente a quedarse a trabajar en casa, muchas personas con empleo en el sector no estructurado lo hicieron a regañadientes. La principal preocupación de muchas familias es que si el sostén de la familia no trabaja ni siquiera un solo día, se producirá una hambruna. De hecho, miles de residentes del barrio marginal de Kibra en Nairobi causaron una estampida mientras buscaban ayuda alimentaria a pesar del riesgo de que se congregaran en masa.

Esto refleja los temores de millones de personas en toda África, donde se han impuesto cierres y toques de queda. Algunos kenianos han indicado que prefieren morir de una pandemia que de hambre.

Interés superior
El gobierno puede permitir que la gente continúe con su vida normal y se arriesgue a la propagación del virus, o bien obligar a la gente a quedarse en casa donde los que tienen trabajos informales perderían la oportunidad de satisfacer las necesidades básicas de sus familias. Por supuesto, si tuviera la capacidad – o es la buena voluntad? – de aplicar medidas de estímulo como las de los Estados Unidos, Europa y otros lugares, no habría ningún dilema del que hablar.

Kenya ignoró los llamamientos para restringir los vuelos internacionales al país cuando el nuevo coronavirus fue declarado pandémico. El gobierno siguió adelante y permitió que un vuelo procedente de China aterrizara en el Aeropuerto Internacional Jomo Kenyatta con 239 pasajeros a bordo.

¿Por qué los niños se hacen tantas preguntas durante la pandemia?

Los niños a menudo hacen preguntas como estas que son difíciles, si no imposibles de responder. Cuando los niños plantean preguntas incómodas o que parecen no tener respuesta, los adultos tienden a responder con explicaciones que intentan resolver el problema, al menos temporalmente.

Es natural intentar consolar a un niño que se siente desconcertado por el mundo.

Pero las explicaciones sencillas pueden no ser lo que el niño necesita o desea, especialmente cuando la pandemia de coronavirus trastorna la vida cotidiana. A veces, los niños simplemente quieren hablar de sus preguntas y pensamientos.

Escuchando
Soy un filósofo y educador que ha estado escuchando a los niños y hablando con ellos sobre sus grandes cuestiones filosóficas durante los últimos 25 años. Animo a todos los jóvenes a que piensen por sí mismos sobre las cuestiones que les importan porque es importante para ellos aprender a analizar y comprender sus propias experiencias.

La mayoría de los niños empiezan a preguntarse sobre las grandes cuestiones casi tan pronto como aprenden a hablar, y siguen pensando en ellas durante toda la infancia.

Llenos de curiosidad sobre cosas que la mayoría de los adultos dan por sentado, los niños de todo el mundo están abiertos a los misterios que impregnan la vida humana. Las investigaciones muestran, sin embargo, que a medida que crecen, los niños hacen cada vez menos preguntas.

Los niños a menudo me dicen que se quedan despiertos por la noche pensando en cosas como si Dios existe, por qué el mundo tiene los colores que tiene, la naturaleza del tiempo y si los sueños son reales. Estas no son el tipo de preguntas que pueden ser respondidas buscándolas en Google o preguntando a Siri o Alexa. Son preguntas antiguas sobre las que todos pueden preguntarse en cualquier etapa de la vida.

La pandemia ha llevado a más niños a preguntar sobre temas como la soledad, el aislamiento, el aburrimiento, la enfermedad y la muerte. Cuando las escuelas de Seattle cerraron esta primavera, comencé a continuar las sesiones de filosofía que dirijo en las aulas de la escuela primaria en Zoom, con pequeños grupos de niños con los que he estado trabajando este año.

En una reciente conversación de Zoom con seis estudiantes de 9 años, reflexionamos sobre las dificultades de la vida durante la pandemia. Discutimos cómo el hecho de estar privado de cosas puede hacer que las aprecien de nuevas maneras.

“Me gusta estar solo, pero es diferente cuando tienes que estar solo. Hace que aprecie mucho a mis amigos”, dijo una chica a la que llamaré “Hannah”.

Luego, “Max” dijo que nunca pensó que le gustaba la escuela, pero estar en casa esta primavera le ha llevado a pensar de forma diferente sobre lo que la escuela significa para él. Nos preguntamos si siempre valoramos más las cosas cuando estamos sin ellas, y por qué eso parece cierto.

No hay respuestas definitivas
Aunque los niños necesitan la ayuda y la orientación de los adultos, los padres no siempre tienen que estar en la posición del experto que proporciona las respuestas. Pensar con los niños sobre sus grandes preguntas puede dar paso a un tipo de interacción más mutua.

Debido a que este tipo de preguntas tienden a no tener respuestas definitivas, las discusiones sobre ellas permiten a los padres – y otros tutores – y a los niños a preguntarse juntos. De esta manera, los adultos se sienten menos presionados para ser los expertos.

Escuchen cuando los niños hacen estas preguntas que provocan reflexión, reconozcan lo difícil que es responder a ellas y respondan con una mente abierta.

Filósofos en ciernes
En cierto modo, los niños son los filósofos principiantes ideales.

La mayoría de ellos tienen pocas suposiciones de larga data sobre cómo funciona el mundo y están abiertos a muchas posibilidades porque el mundo es tan nuevo para ellos. En las discusiones sobre cuestiones más importantes, los niños a menudo sugieren formas originales y creativas de verlas.

Hablar con los niños sobre lo que están pensando sin sentirse siempre obligados a ofrecer respuestas puede ayudarles a explorar sus propias preocupaciones e ideas. Especialmente ahora, cuando las familias están en cuarentena juntas en un momento de gran incertidumbre, estas conversaciones tienen el potencial de permitir a los padres y a los niños comunicarse más profunda y auténticamente.

Para la casa o el coche descubre los factores para elegir un aire acondicionado portátil

Para el coche o la casa el querer tener un aire acondicionado portatil para el verano es una decisión inteligente y una alternativa perfecta además de la más barata para combatir las altas temperaturas de esta época estival.

Lo primero que piensas al querer comprar un aire acondicionado portátil es en la necesidad de lograr con este equipo un espacio agradable para trabajar que te permita rendir en tus obligaciones, pero a la vez tener un ambiente cómodo y fresco que te dé el mejor de los descansos.

Para ello, las dimensiones del área es un factor primordial para elegir el aire acondicionado portátil ya que de esto depende la climatización adecuada del espacio, aunque estos equipos son más baratos que otras unidades de refrigeración la inversión debe suponer el efecto agradable de cambiar las altas temperaturas y no perder el dinero con un equipo que solo termine consumiendo energía.

Y es que, durante los cambios de clima procedentes de la temporada veraniega es frecuente escuchar aire acondicionado, pero si esta opción viene en una presentación portátil sencillamente la opción decanta más a sus usuarios para este sistema que se adapta tanto para las casas como para los coches.

Para una habitación o para el automóvil es necesario saber escoger el equipo apropiado, por ejemplo, cuando buscamos especificaciones de un aire acondicionado portátil que refresque una habitación pensamos en que sea un equipo fácil de transportar ya que por tratarse de un sistema portátil puede movilizarse, en estos casos las unidades que traen ruedas son una elección perfecta para llevarlo de un lugar a otro sin arrastrar un peso excesivo.

Contrario a esto, los equipos para climatizar un coche no requieren de las ruedas para movilizarse, ya que pesan menos y ocupan un menor espacio y a diferencia de los anteriores en vez de arrastrarlos es necesario portarlos o cargarlos para adaptarlos a uno de los rincones del auto.

Por ello, la asesoría adecuada es primordial cada vez son más seguidores que se unen a las orientaciones de https://tuaireacondicionadoportatil.com/aire-acondicionado-portatil-con-inverter/ con el fin de diferenciar los equipos que el mercado ofrece para climatizar en cada caso y las variables que evaluar para la mejor elección.

Sin embargo, elegir un aire portátil para la casa o el coche es una tarea requiere factores que debes evaluar y comparar antes de hacer la adquisición de esta unidad y con ello responder si es un equipo silencioso, eficiente, barato y sencillo a la hora de instalar, manejar y limpiar.

Factores a tomar en cuenta para comprar un aire acondicionado portátil

Las dimensiones del espacio a climatizar, ya lo mencionamos y es necesario repetirlo porque de allí depende el resultado de la inversión, la potencia del equipo que decidas comprar y todas sus funciones deben estar en armonía con el tamaño de la habitación p el coche, de los contrario solo conseguirás consumir energía sin enfriar.

Que el equipo sea de fácil portabilidad y desplazamiento, este es un elemento determinante en el caso de los aires acondicionados portatiles para coches requerirán portarlos o levantarlos para cambiarlo de cualquier lugar o simplemente guardarlo y en los equipos para habitación puedes considerar elegir el que puedas desplazar de espacios, en este caso los de ruedas son los más adecuados.

Además de esto, debes escoger entre los equipos que te aseguren eficiencia energética, revisar las etiquetas al momento de comprar y verificar que cuentan con esta característica te garantiza una factura de electricidad con menor consumo.

Otro factor determinante es saber distinguir y comprar un aire acondicionado portatil silencioso que no genere ruidos, los equipos que te pueden garantizar esta opción son los que cuentan con un rango menor de 55 decibelios.

Qué carrera estudiar; una guía que te ayudará a decidirte

Cuando llega el momento de finalmente terminar el instituto, cuando te encuentras en los últimos años o simplemente cuando eres joven aún, pero te invade la curiosidad por saber cuál es la carrera más apropiada para ti, es normal que sientas un poquito de preocupación o comiences a estresarte, al preguntarte qué carrera debería estudiar, qué carrera sería buena para mí, y cosas por el estilo.

Muchas personas en realidad no se hacen esta pregunta, y buscan diferentes factores para elegir su carrera universitaria, generalmente siendo este el salario que creen terminarán ganando. Esto no genera más que frustraciones al final, pues se hallan atrapados en una carrera que no les gusta.

Una elección de carrera universitaria no es algo que se pueda tomar a la ligera, ya que el tomar una decisión que no sea la correcta para ti podría repercutir en otro tipo de problemas, como lo serían las frustraciones, el estrés innecesario al sentirte menos que los demás porque te encuentras en algo que no disfrutas y por lo tanto no rindes como deberías, y por supuesto el gasto económico que presenta el cambiarse de carrera y de abandonar, pues has perdido tiempo y dinero que no recuperarás.

Es por ello que para ayudarte a decidir qué carrera estudiar, hemos desarrollado esta serie de consejos útiles que de seguro te servirán de mucho.

Aquí tienes un listado de las carreras universitarias más populares: https://www.centroestudioscervantinos.es/carreras/

Un mundo de carreras

Como podrás saber, en el mundo en que estamos hoy en día la información es cada vez mayor, y nos ataca con mayor facilidad, lo que a su vez permite que las ramas a las que las personas se dedican aumenten, y surjan nuevas carreras que antes ni siquiera imaginábamos que conoceríamos.

¿Sabías que existen psicólogos especializados en atender a jugadores profesionales de videojuegos? Esto en sí mismo es una demostración de este punto, y a su vez es una forma de explicar que estas nuevas carreras y estudios independientes pueden poner a más de uno en un estado de confusión en el cual no hallan cómo decidirse por una carrera.

A la hora, entonces, de decidirte por una carrera en la que poner todos tus ímpetus estudiantiles, es bueno que decidas basándote primero en la personalidad que te mueve, en lo que te gusta y disfrutas hacer, ya que todo lo que amas dice un poco de ti, desde los libros que disfrutas leer, la música que te mueve, e incluso los vídeos que ves por youtube; todo esto podrá guiarte a encontrar tu mejor vocación.

Qué carrera estudiar: sigue estos consejos para decidirte

Cuando necesitas definir tu vocación existen una serie de pasos que pueden servirte en esta tarea. Estos pasos son una representación de tu personalidad, y es por ello que podrán ayudarte a decidir en qué deberías utilizar tu tiempo, y al mismo tiempo te permitirá definir una carrera en la que seguramente pondrás todo tu potencial en marcha y conseguirás no solo sentirte satisfecho a nivel intelectual, sino también a nivel personal.

Analiza tus intereses manifiestos

Para pasar esta parte lo que debes hacer es definir cuáles son tus gustos y tus intereses más relevantes, y por los que te riges a la hora de vivir. Por ejemplo, a muchas personas les gusta la matemática (creerías que es mentira, pero es cierto), mientras que otros disfrutan de la escritura, de los idiomas, la cocina e incluso aprendiendo sobre el tema de los autos. Debes de llevar a cabo una meditación introspectiva con el fin de conocer qué es lo que disfrutas hacer, y cómo podrías convertir eso en una carrera.

¿Te gustan las películas? Pues podrías convertir el cinema en una carrera acorde con tus gustos, pero debes ser responsable; no puedes decidirte por música si simplemente pasas el día con auriculares, pero no sabes nada de instrumentos.

Prioridades y profesiones

Una vez que te has decidido por esos intereses que tienes y a los que podrías sacarles el mejor partido, queda el hecho de relacionarlos con las carreras universitarias que existen y que puedas tomar. Debes tener en cuenta que algunos de tus intereses seguro que se encontrarán en más de una carrera; por ejemplo si te gustan los números podrías encontrar una carrera como matemático, pero al mismo tiempo podrías tener una carrera como contador.

Si lo tuyo es la discusión y el debate, podrías tomar una carrera en derecho o en ciencias políticas. Lo importante en este paso es que definas qué intereses pueden convertirse en una prioridad.

Definir un objeto de estudio

Un objeto de estudio, como su nombre lo indica es eso que piensas estudiar una vez te decidas por una carrera. No es para nada un paso complicado, pero sí que es decisivo, pues este te pondrá cada vez más cerca de una decisión definitiva y que deberás seguir por mucho tiempo. Para ofrecer un ejemplo, si te has decidido por las ramas de las ciencias, debes decidir qué es lo que deseas estudiar; si deseas estudiar el cuerpo humano la ciencia médica te ayudaría, ahora si lo que buscas es estudiar los animales, podrías tomar una carrera en veterinaria. Este paso tiene más que ver como un filtro para carreras afines, de forma que entre carreras que se parecen pero que al mismo tiempo tienen sus diferencias, podrías decidirte más fácilmente.

¿Cuál es la acción a realizar?

Este paso habla de lo que planeas hacer, o en qué área de la carrera deseas volcar tu interés y tu trabajo. Por ejemplo en la carrera de administración y mercadotecnia podrías decidir si prefieres irte por ventas, por administración o por algún otro lugar.

En las áreas relacionadas con la ciencia podrías verte a ti mismo como un investigador, como un profesor, y muchas otras cosas más. Debes decidir cuál es la acción que deseas llevar a cabo una vez que hayas tomado la carrera en tus manos. Esta parte está más orientada a la rama de las especializaciones una vez que ya has iniciado una carrera, pero es igual de importante que decidir la carrera en sí misma.

Es tú decisión

Muchas veces, cuando nos encontramos en medio de esta decisión, es probable y casi seguro que acabaremos pidiendo la opinión a nuestros amigos o a nuestros padres y familiares. Como es evidente, lo más seguro es que acaben dando su opinión, pero recuerda que estas vienen en base a sus gustos y deseos, por lo que bien podrían no aplicarse a ti.

Muchas veces los padres, con la mejor intención, te ofrecen carreras que se encuentran bien remuneradas, como medicina e ingeniería, pero que a la larga no son para ti, y terminan disgustando luego de muy poco tiempo.

Si bien puedes pedir los consejos y las sugerencias de padres y amigos, recuerda que al final la decisión es tuya, y que no debes sentirte presionado de ninguna manera a decidir como los demás te piden o como los demás piensan que es correcto. Es tu decisión, y como tal debes tomarla.

Mantente informado

Esta es una sección muy importante; debes de mantener el interés e informarte periódicamente de las asignaturas y la malla curricular de las mismas, con el fin de saber si estás en el lugar correcto. Debes de estar al tanto de si estas carreras son lo que te imaginas, cuáles son sus perspectivas laborales, su capacidad de trabajo y, para muchos igual de importante, el salario. Todo esto te dará al final la perspectiva decisiva, pues con esta información le darás el visto bueno o malo a la carrera por la cual has optado; si esta te satisface ¡Enhorabuena! En caso contrario, puedes seguir buscando. Sin prisas.

 

Pruebas vocacionales

Esta es una de las formas más efectivas para decidirte por una carrera universitaria. Una buena prueba vocacional, o test de personalidad, podría darte esas respuestas que tanto has estado buscando. Muchos de estos test se llevan a cabo de formas muy profesionales, y de esta manera es mucho más seguro que encontrarás lo que buscas.

Lo que debes hacer, con miras a tomar uno de estos es buscar el lugar y la hora en la que puedes tomarlo. Estos test no son difíciles de encontrar, ya que en muchas ocasiones puedes encontrarlos en la misma web.

Existen páginas que te permiten tomar test de personalidad con el fin de saber qué carrera estudiar, y de esta forma te ayudarán a decidir por un mejor futuro. Ahora, también existen algunos test que puedes ver en persona en un salón de clases o lugar designado, presentándolos de manera tradicional, con papel y lápiz y que son evaluados por verdaderos profesionales en el área, como psicólogos, psiquiatras y terapeutas. Estos pueden ser mediante un pago previo, pero lo cierto es que son más eficaces y efectivos que sus versiones en línea.